El más afortunado

El ser más afortunado del mundo no poseía una estrella, la contemplaba. Estaba de paso y dejaba ir al sol en cada atardecer.

Cerraba los ojos y abría el corazón para transportarse. No tenía casa, él era su hogar. Tampoco tenía sueños, vivía en ellos.

El ser más afortunado del mundo no quería cambiarlo, lo amaba. En lugar de tener compasión, la daba.

Encontraba amor debajo de las piedras, arriba, a los lados y dentro de ellas. No tenía tiempo, lo presenciaba. Y en lugar de tener edad, la experimentaba.

El ser más afortunado del mundo no tenía ilusión, la hacía brillar a través de sus ojos. No aprendía lecciones, encontraba bendiciones. Extendía las manos y se entregaba como regalo.

No vivía la soledad, la acompañaba. En lugar de esperar, sembraba. Tampoco pedía, recibía agradecido las flores de la tierra, en la forma en que se le presentaran.

El ser más afortunado del mundo no tenía fortuna, la hacía surgir de él. 

Anuncios

4 comentarios en “El más afortunado

  1. Me alegró el corazón entero! El ser más afortunado no tenía nada y así “tenía” todo.

    Te quiero caracol, gracias por compartirte! Muchas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s